Carne de buey

Banteng

La collera es una parte del arnés del caballo que se utiliza para distribuir la carga alrededor del cuello y los hombros del caballo cuando tira de un carro o un arado. El collar suele sostener y acolchar un par de piezas curvas de metal o madera, llamadas hames, a las que se sujetan los tiros del arnés. La collera permite al caballo utilizar toda su fuerza al tirar, permitiendo esencialmente al animal empujar con sus cuartos traseros hacia la collera. Si llevaba un yugo o un collar de pecho, el caballo tenía que tirar con sus hombros, menos potentes. El collar tenía otra ventaja sobre el yugo, ya que reducía la presión sobre la tráquea del caballo.
A partir de la invención del collar para caballos, éstos pasaron a ser más valiosos para el arado y el tiro. Cuando el caballo estaba enjaezado con el collar, podía aplicar un 50% más de potencia a una tarea en un periodo de tiempo determinado que un buey, debido a la mayor velocidad del caballo[1][2] Además, los caballos suelen tener mayor resistencia que los bueyes, y por tanto pueden trabajar más horas al día. La importancia y el valor de los caballos como recurso para mejorar la producción agrícola aumentaron en consecuencia.

Bos

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Rabo de buey” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (junio de 2014) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Rabo de buey (ocasionalmente escrito cola de buey o rabo de buey) es el nombre culinario del rabo del ganado. Antiguamente, sólo se refería a la cola de un buey[1] Un rabo de buey suele pesar 3,2-3,6 kg (7-8 lb) y se despelleja y se corta en trozos cortos para su venta.
El rabo de buey es una carne rica en gelatina que suele cocinarse a fuego lento en forma de guiso[2] o estofado. Es la base tradicional del caldo para la sopa de rabo de buey. Las preparaciones tradicionales implican una cocción lenta, por lo que algunas recetas modernas toman un atajo utilizando una olla a presión. El rabo de buey es el ingrediente principal del plato italiano coda alla vaccinara (un clásico de la cocina romana)[3] Es un sabor popular para las sopas en polvo, instantáneas y enlatadas ya preparadas en el Reino Unido e Irlanda. Los rabos de buey son también una de las bases populares de los platos rusos de aperitivo en forma de aspic (холодец o студень), junto con las manitas o las orejas de cerdo o las “rodillas” de vaca, pero son los ingredientes preferidos entre los judíos rusos porque pueden ser kosher.

Nutrición de la carne de buey

Un yugo es una viga de madera que se utiliza normalmente entre un par de bueyes u otros animales para permitirles tirar juntos de una carga cuando trabajan en parejas, como suelen hacer los bueyes; algunos yugos se colocan en animales individuales. Hay varios tipos de yugo, utilizados en diferentes culturas y para diferentes tipos de bueyes. Una pareja de bueyes puede llamarse yugo de bueyes, y yugo es también un verbo, como en “yugo de bueyes”. Otros animales que pueden ser yugulados son los caballos, las mulas, los asnos y los búfalos de agua.
Un yugo de arco /ˈboʊ/ es una pieza de madera en forma de cruz atada al cuello de un par de bueyes (u ocasionalmente a los caballos). Se sujeta al cuello de los animales mediante un arco de bueyes, de donde procede su nombre. El arco de bueyes suele tener forma de U y también transmite la fuerza de los hombros de los animales. Un eslabón giratorio entre los animales, bajo el centro del yugo, se une al poste de un vehículo o a las cadenas (rastros) utilizadas para arrastrar una carga.
Un yugo de cabeza se ajusta a la cabeza de los bueyes. Suele encajar detrás de los cuernos, y tiene secciones talladas en las que encajan los cuernos; puede ser una sola viga unida a ambos bueyes, o cada buey puede tener una viga corta separada (ver imagen). El yugo se sujeta a los cuernos de los bueyes con correas. Algunos tipos de yugo se colocan en la parte delantera de la cabeza, también atada a los cuernos, y se utilizan almohadillas para amortiguar la frente del buey. En la parte inferior del yugo se sujeta un palo de remolque con hierros y cadenas. La pértiga de remolque puede ser una pértiga corta con una cadena para el arrastre, o una pértiga larga con un gancho en el extremo que no tiene ninguna cadena. A veces, la pértiga se sujeta a una carreta y los bueyes simplemente pasan por encima de esta pértiga, la cual se levanta entre ellos y se deja caer un perno de apoyo en las cadenas de los hierros del yugo para arrastrar la carreta.

Carne de buey frente a la de vacuno

La lengua es uno de los despojos más apreciados en el sudeste asiático. Si ha encontrado una receta de lengua y va a la carnicería a comprarla, verá que la carne está etiquetada como “lengua de buey” en algunos casos y “lengua de vaca” en otros. Ambas etiquetas se refieren a lo mismo. La diferencia entre los términos utilizados para describir la carne se basa en la historia y las prácticas agrícolas.
El ganado -o la vaca, como llamamos los no ganaderos al animal- ha desempeñado un papel importante en la vida del hombre desde hace mucho tiempo. El ganado era tan importante para el hombre que hubo una época en la que se consideraba moneda de cambio y los animales se utilizaban para comprar, hacer trueques y pagar deudas. El ganado también ha sido una fuente de alimento desde hace mucho tiempo. No sólo comemos la carne, sino que también bebemos la leche de vaca. De la nata, la leche, la mantequilla y el queso se elaboran. Pero el papel del ganado macho en la agricultura ha cambiado a lo largo de los siglos. Y es ese papel el que explica los términos “lengua de buey” y “lengua de vaca”.
En la Edad Media, el ganado era tanto un trabajador del campo como una fuente de alimento y ropa. “Buey” era el término utilizado para describir el ganado macho, mientras que “vaca” se refería a la hembra. Macho o hembra, el ganado se utilizaba para arar los campos, tirar de los carros para transportar alimentos (y personas) y levantar los pesados aperos de labranza. Las hembras abastecían al agricultor de productos lácteos y lo que él y su familia no podían consumir se vendía. La piel de los animales -el cuero, lo llamamos nosotros- se utilizaba para la ropa y el calzado. En otras palabras, en aquella época, la lengua de cualquier macho de ganado era “lengua de buey”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad