Cervezas sin alcohol buenas

Cervezas por debajo del 3% de alcohol

Las cervezas sin alcohol son más variadas y emocionantes que nunca. Normalmente, la producción de cerveza con muy poco o ningún alcohol exige instalaciones costosas y técnicas. Sin embargo, esto está empezando a cambiar, ya que cada vez son más las pequeñas cervecerías que producen este tipo de cerveza. Rudolph Michel presenta las últimas y próximas tendencias del mercado para el segmento de la cerveza sin y con poco alcohol en determinados países europeos. Martina, investigadora de la Universidad Técnica de Múnich-Weihenstephan, describe las técnicas disponibles y las interesantes posibilidades que existen para conservar el sabor y eliminar el etanol. Manuel y Ángel, dos microcerveceros españoles, comparten su experiencia en el desarrollo de una IPA sin alcohol, en un mercado en el que la cuota de las cervezas sin/bajas en alcohol supera el 10% del mercado cervecero.
BIOGRAFÍA: Rudolf Michel finalizó su aprendizaje como cervecero y maltero y estudió en la Universidad Técnica de Munich en Weihenstephan. Aquí se graduó como ingeniero y realizó su doctorado. Trabajó durante varios años con el Prof. Dr. Karl Sommer en los mecanismos de separación de la ruptura en caliente y en el diseño higiénico de armaduras y sistemas de tuberías. Después de diferentes puestos, se unió a Huppmann en junio de 2000 y participó en importantes proyectos de salas de cocción. Tras la adquisición por parte de GEA en 2006, se creó la nueva entidad GEA Brewery Systems en 2009. Actualmente dirige el equipo de investigación y desarrollo centrado en la tecnología cervecera y los aspectos medioambientales, así como el equipo de gestión de productos. Es miembro de DBMB (Deutscher Brauer- und Malzmeister Bund, Dortmund) y VeW (Verein ehemaliger Weihenstephaner e.V., Freising) y ha publicado más de 100 artículos.

La cerveza sin alcohol me hace sentir borracho

Es justo decir que los británicos tienen cierta reputación cuando se trata de beber cerveza en España. Especialmente en las zonas más turísticas de la Costa Blanca y la Costa del Sol y las islas españolas.
El rápido crecimiento del sector de la cerveza sin alcohol en el Reino Unido sugiere que hay un gran apetito por las bebidas 0%, y los españoles saben claramente lo que hacen cuando se trata de cerveza “sin alcohol”.
A medida que aumenta la concienciación sobre los beneficios de beber cerveza sin alcohol, cada vez son más las personas que la prueban. Además, la adopción de las cervezas 0% por parte de compañías de viajes como easyJet sugiere que se trata de una tendencia por la que las grandes empresas están dispuestas a apostar (al fin y al cabo, una aerolínea sólo puede llevar un número limitado de opciones a bordo).
Con las grandes marcas españolas apostando por las cervezas 0%, está claro que los españoles están a favor de la cerveza 0%. Y eso sólo puede ser bueno para los bebedores europeos en su conjunto, dada la popularidad de las cervezas lager españolas en general.

Las mejores cervezas de baja graduación

La cerveza de bajo contenido alcohólico es una cerveza con poco o ningún contenido de alcohol y pretende reproducir el sabor de la cerveza eliminando (o al menos reduciendo) los efectos embriagadores de las cervezas alcohólicas estándar. La mayoría de las cervezas de bajo contenido alcohólico son lagers, pero hay algunas ales de bajo contenido alcohólico. La cerveza baja en alcohol también se conoce como cerveza ligera, cerveza sin alcohol, cerveza pequeña, cerveza pequeña o cerveza artesanal.
Las cervezas de bajo contenido alcohólico, como la cerveza pequeña, se remontan al menos a la Europa medieval, donde servían como alternativa menos arriesgada al agua (que a menudo estaba contaminada por heces y parásitos) y eran menos caras que las cervezas de alta graduación que se utilizaban en los festivales.
En Estados Unidos, las cervezas sin alcohol se promovieron durante la Prohibición, según John Naleszkiewicz. En 1917, el presidente Wilson propuso limitar el contenido de alcohol de las bebidas de malta a un 2,75% para intentar apaciguar a los ávidos prohibicionistas. En 1919, el Congreso aprobó la Ley Volstead, que limitaba el contenido de alcohol de todas las bebidas al 0,5%. Estas bebidas de muy bajo contenido alcohólico se conocieron como tónicas, y muchas cervecerías empezaron a elaborarlas para poder seguir en el negocio durante la Prohibición. Dado que la eliminación del alcohol de la cerveza requiere un simple paso adicional, muchas cervecerías consideraron que era un cambio fácil. En 1933, cuando se derogó la Prohibición, las cervecerías eliminaron fácilmente este paso adicional[1].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad