Que es fidelizar

Qué es la lealtad en una relación

La lealtad, en uso general, es una devoción y fidelidad a una nación, causa, filosofía, país, grupo o persona[1] Los filósofos no se ponen de acuerdo sobre lo que puede ser objeto de lealtad, ya que algunos sostienen que la lealtad es estrictamente interpersonal y sólo otro ser humano puede ser objeto de lealtad. La definición de lealtad en el derecho y la ciencia política es la fidelidad de un individuo a una nación, ya sea su nación de nacimiento, o su nación de origen declarada por juramento (naturalización).
En el Evangelio de Mateo 6:24, Jesús afirma: “Nadie puede servir a dos señores. O bien odiará a uno y amará al otro, o bien se dedicará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”. Esto se refiere a la autoridad de un amo sobre sus siervos (según Efesios 6:5), quienes, según la ley bíblica, deben una lealtad indivisa a su amo (según Levítico 25:44-46)[2].
Por otra parte, el “Dad al César” de los evangelios sinópticos reconoce la posibilidad de distintas lealtades (secular y religiosa) sin conflicto, pero si la lealtad al hombre entra en conflicto con la lealtad a Dios, esta última tiene prioridad[3].

Aspectos de la lealtad

La lealtad, en uso general, es una devoción y fidelidad a una nación, causa, filosofía, país, grupo o persona[1] Los filósofos discrepan sobre lo que puede ser objeto de lealtad, ya que algunos sostienen que la lealtad es estrictamente interpersonal y que sólo otro ser humano puede ser objeto de lealtad. La definición de lealtad en el derecho y la ciencia política es la fidelidad de un individuo a una nación, ya sea su nación de nacimiento, o su nación de origen declarada por juramento (naturalización).
En el Evangelio de Mateo 6:24, Jesús afirma: “Nadie puede servir a dos señores. O bien odiará a uno y amará al otro, o bien se dedicará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”. Esto se refiere a la autoridad de un amo sobre sus siervos (según Efesios 6:5), quienes, según la ley bíblica, deben una lealtad indivisa a su amo (según Levítico 25:44-46)[2].
Por otra parte, el “Dad al César” de los evangelios sinópticos reconoce la posibilidad de distintas lealtades (secular y religiosa) sin conflicto, pero si la lealtad al hombre entra en conflicto con la lealtad a Dios, esta última tiene prioridad[3].

Citas de lealtad

Lealtad1. Hacer que algo o alguien sea una prioridad y hacerlo de forma pequeña y discreta pero significativa.2. Mantenerse fiel a alguien o algo incluso cuando otras cosas llaman la atención.3. Una forma de mostrar apoyo a una persona o cosa.Sigue mostrando lealtad cuando los amigos amenazan con perderse; es el momento en que más lo necesitan.Por katenatbug 26 de octubre de 2015
BanderaConsigue la taza Loyalty para tu prima Sarah.LoyaltyStanding by the people and the things you love, even in the darkest times because you’re willing to brave the dark shadows and the monsters in darkness, and even in the greatest of times, because you’re not afraid to let them shine with an intensity so bright, it scorches the ground they walk on.When the battle rages, there the soldiers loyalty is proved.by cadillac_nickname March 10, 2016
BanderaConsigue la polaina para el cuello y la taza Loyalty.LoyaltyAlguien que se queda contigo pase lo que pase alguien que te dice cómo es directamente alguien que ha estado rockeando contigo cuando no eras nada o no tenías nada #loyaltyI need some loyalty ppl in my fuckin lifeby Tay18 April 16, 2018

Ejemplos de lealtad

La lealtad, en uso general, es una devoción y fidelidad a una nación, causa, filosofía, país, grupo o persona[1] Los filósofos discrepan sobre lo que puede ser objeto de lealtad, ya que algunos sostienen que la lealtad es estrictamente interpersonal y sólo otro ser humano puede ser objeto de lealtad. La definición de lealtad en el derecho y la ciencia política es la fidelidad de un individuo a una nación, ya sea su nación de nacimiento, o su nación de origen declarada por juramento (naturalización).
En el Evangelio de Mateo 6:24, Jesús afirma: “Nadie puede servir a dos señores. O bien odiará a uno y amará al otro, o bien se dedicará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”. Esto se refiere a la autoridad de un amo sobre sus siervos (según Efesios 6:5), quienes, según la ley bíblica, deben una lealtad indivisa a su amo (según Levítico 25:44-46)[2].
Por otra parte, el “Dad al César” de los evangelios sinópticos reconoce la posibilidad de distintas lealtades (secular y religiosa) sin conflicto, pero si la lealtad al hombre entra en conflicto con la lealtad a Dios, esta última tiene prioridad[3].

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad