Factura de restaurante

Facturas

Las grandes experiencias de los clientes generan su fidelidad e impulsan la repetición de las visitas.  Una parte esencial de estas grandes experiencias es la creación de una transición perfecta entre los muchos puntos de contacto de la comida con un servicio amable, la hospitalidad y una gran comida. Sin embargo, una experiencia gastronómica por lo demás fabulosa puede verse empañada si el proceso de pago no es igual de impecable.  Es una lástima que los esfuerzos de su equipo de atención al público y de la sala de espera se vean anulados por una larga experiencia de pago de los clientes. Cuando los clientes están llenos de buena comida y bebidas, y están listos para irse a casa, tener que esperar 10, 20 o 30 minutos sólo para completar el proceso de pago puede ser frustrante.Cubriremos los aspectos básicos de la creación de un proceso de pago indoloro, formas específicas de acelerar los pagos en su restaurante, y consejos de formación y tecnología que ayudan a los clientes a pagar su cuenta de forma rápida y sencilla.
Solicite la opinión de los clientes sobre el proceso de pagoLa opinión de los clientes y del personal es una herramienta inestimable que puede revolucionar la experiencia de los clientes.  Si se ha dado cuenta de que una o más reseñas en línea sobre su restaurante mencionan un proceso de pago deficiente, es hora de investigar el problema. Responde directamente a las reseñas y pídeles información más detallada sobre su experiencia al pagar la cuenta en tu restaurante.  Haz preguntas como las siguientes: Haz hincapié en que sus opiniones son valiosas para ti y que tu objetivo es crecer y mejorar como restaurante. Mantener conversaciones genuinas como éstas con tus clientes ayuda a construir relaciones sólidas y duraderas y a remediar experiencias desagradables; también muestra a tus clientes que son importantes para tu restaurante y que quieres asegurarte de que tengan una gran experiencia gastronómica cada vez. Invítelos siempre a repetir.  Aunque los clientes son un buen punto de partida para tratar de averiguar la causa de los problemas de funcionamiento de su restaurante, no pase por alto las aportaciones del personal de sala. Es probable que sean conscientes de los puntos débiles de su experiencia gastronómica, como la lentitud del proceso de pago. Haga preguntas como las siguientes: Entender los problemas del proceso de pago de los clientes de su restaurante es el primer paso para mejorarlo.

El menú del desayuno de bill

La frase “la cuenta, por favor” es una forma informal de pedir la cuenta en un restaurante. El origen de esta frase no está claro, aunque su primer uso registrado fue a mediados del siglo XIX. Esta frase es la más utilizada en el inglés americano.
Esta frase no es una frase verbal como muchos modismos en inglés, sino una frase sustantiva. Check es un sustantivo que se refiere a la cuenta de un restaurante. No está claro cuándo se utilizó por primera vez check para referirse a la cuenta de un restaurante. Uno de los primeros usos registrados de check en este contexto fue en la novela de Adeline Dutton Whitney de 1869, Patience Strong’s Outings: “Dejé que se conformara con la cuenta de la cena”.
Se especula que check, que significa cuenta de restaurante, tiene su origen en varias fuentes posibles. Se cree que evolucionó a partir del término cheque tal y como se utiliza en el ajedrez. También puede haber derivado de otro significado más literal de cheque, que es asegurar, o comprobar, la exactitud de un documento.
En el siglo XIX, más o menos en la misma época en que se utilizó por primera vez check en este contexto, los comensales de los restaurantes comprobaban sus abrigos y sombreros y recibían un papel de acuse de recibo. Aunque se desconoce su etimología exacta, ésta es quizá la explicación más plausible de su origen.

El soho de bill

Este artículo contiene posiblemente una investigación original. Por favor, mejórelo verificando las afirmaciones realizadas y añadiendo citas en línea. Las afirmaciones que sólo consisten en una investigación original deben ser eliminadas. (Agosto de 2012) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Dine and dash” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (agosto de 2012) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Los ejemplos y la perspectiva de este artículo pueden no representar una visión mundial del tema. Puedes mejorar este artículo, discutir el tema en la página de discusión o crear un nuevo artículo, según corresponda. (Abril 2010) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Dine and dash es la expresión estadounidense que designa una forma de robo por fraude, en la que un cliente pide y consume alimentos y bebidas de un restaurante o establecimiento similar con la intención de no pagar[1] El acto puede consistir en que el cliente abandone el restaurante con la intención de evadir el pago o, menos comúnmente, en que el cliente se coma la comida y luego declare que no tiene dinero.

El menú del restaurante de bill

“¿Juntos o separados?” Juntos o separados pregunta el camarero/la camarera al terminar una comida con amigos y solicitar el pago de la cuenta. Si te preguntas qué significa esto, en Alemania te preguntan literalmente si quieres dividir la cuenta entre la mesa o si un individuo va a cubrir a todos. Sinceramente, esto me parece estupendo. No me malinterpretes, al principio me pregunté por qué no podemos repartir la cuenta entre nosotros, como hacemos en el Reino Unido. Sin embargo, si respondes con “getrennt” por separado, el camarero/la camarera se acerca a cada uno de vosotros por separado para que podáis hacer vuestros pagos uno a uno. Incluso podéis repasar juntos la cuenta y decir exactamente lo que habéis pedido para pagar sólo eso. Muy práctico. Luego, por supuesto, sólo hay que añadir una propina a la cuenta… ¡Ah, sí! La propina en Alemania. Esto me lleva al siguiente punto, al que me costó un poco más adaptarme.
No llevaba mucho tiempo en Fráncfort cuando fui a comer por primera vez y entregué mi dinero para pagar la comida cuando el camarero se quedó literalmente mirándome. Fue un poco incómodo. Así que sonreí. Entonces el camarero me devolvió la sonrisa. Volví a sonreír cortésmente, pero me preguntaba qué demonios quería, porque yo sólo quería pagar mi comida. Me sacó el dinero y le devolví un euro más o menos por la propina. Y entonces me di cuenta. Cuando la siguiente persona pagó, me di cuenta de que en Alemania, una vez que el camarero te dice cuánto debes, se espera que declares cuánto quieres pagar en total, lo que significa cuánta propina quieres añadir. Por ejemplo:

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad